El hamsa, o “mano de Mirian” término utilizado en el mundo de los judíos, aunque también conocido como “mano de Fátima” por los musulmanes, y por el budismo llamado “Abhaya Mundra” es un amuleto que protege del mal al detenerlo con la palma de la mano y atrae la buena suerte.